La planta donde entra basura y sale electricidad

big room 2

DANIELA TUDELA y LANDON ODLE

En la ciudad de Barcelona se producen más de 800.000 toneladas de residuos cada año.

En teoría, los residuos de plástico, orgánicos, de vidrio y papel van a contenedores distintos, para que luego se los pueda reciclar de una manera optimizada. Sin embargo, muchos de los más de tres millones de residentes del Área Metropolitana de Barcelona lo tiran todo al contenedor gris, aunque no le corresponda.

Por eso existe un centro municipal dedicado a la separación y reciclaje de estos residuos. Se trata de la Planta Integral de Valorización de Residuos de Sant Adrià de Besòs, más conocida como Tersa, la incineradora donde Barcelona convierte sus residuos en electricidad.

Agustí Ferré, responsable del desarrollo cooperativo de la planta, asegura que si la gente reciclara sus residuos como debería, esta planta no existiría.

En este centro, operado por la empresa Tersa, se trata un 31% de los residuos municipales. Echamos un vistazo a la planta de separación de residuos más grande de la ciudad.

Integración en el espacio urbano

tersa extLa incineradora se encuentra situada en la zona urbana de la ciudad de Barcelona. Con el objetivo de no perjudicar el aspecto de la zona, el exterior de la planta está cubierto de césped.

Del contáiner a la incineradora

trucks

La basura llega a la planta en camiones.

Clasificar

big room 4

Una vez en el interior, enormes máquinas separan los residuos por tipo.

Compactar

trash cubes

La planta de selección y tratamiento de residuos selecciona y separa envases de plástico. Una vez finalizada la etapa de selección se comprime el material, formando grandes bloques compactos.

Elevar

image-12

Esta grúa lleva lo que no se puede reciclar a su destino final: una de tres calderas gigantes.

Grúa teledirigida

claw operator

Operador en sala de control de grúas. Maquinaria que recoge la basura y la introduce en uno de los hornos.

Inundados de basura

trash hill

En Barcelona, cada persona genera 1,17 kg de basura cada día.

El infierno de los plásticos

furnace

Lo que no se puede reciclar se quema en una caldera gigante a más de 850 grados, generando vapor que luego se convierte en electricidad.

Se hizo la luz

insect

Sala de turbinas de vapor. Los gases calientes que se desprenden de los hornos de incineración se usan para calentar agua hasta los 400 grados en la caldera. El vapor de agua se hace pasar por una turbina, cuyo movimiento genera electricidad.

Control central

control room

“Lo que más me da pena es que reciclar sea algo de “moda”, porque la moda pasa. Y esta no va a pasar.” Un operario nos enseña la sala de control de la planta.

Greta Thunberg, la activista que teme al futuro

Greta Thunberg

DANIELA TUDELA

Tiene 16 años y afirma que le robaron la niñez y los sueños. A los 15 años dejó de asistir a la escuela para protestar contra la crisis climática frente al Parlamento sueco. ¿Por qué formarse para un futuro que no existirá?

 Greta Thunberg se ha convertido en una líder mundial en la lucha contra el cambio climático. Ha sido el foco de todas las cámaras en la Cumbre del Clima de la ONU de Madrid (COP25), donde ha alertado que “la gente está sufriendo y muriendo por la emergencia climática ahora”.

Nacida en Suecia hace 16 años, fue criada por sus padres, Malena Ernman y Svante Thunberg. Hace tiempo que Greta Thunberg le teme al futuro. Afirma que siente miedo todos los días. Lo cierto es que a pesar de su temor, ella todavía persigue un horizonte.

Es por eso que comenzó el cambio desde su hogar. Es vegana, ha dejado de tomar aviones para reducir la huella de Carbono. Ella es una activista por el medio ambiente y su familia ha seguido sus pasos. “Quisiera decirles a mis nietos que hicimos todo lo que pudimos. Y lo hicimos por ellos. Por las futuras generaciones”, afirmó en una entrevista para la revista Time. 

En agosto de 2015, después de una severa depresión, Greta Thunberg comenzó a faltar a clases para plantarse frente al Parlamento sueco y protestar contra la crisis climática. Lo único que llevaba era un letrero que tenía escrita la frase Skolstrejk för klimatet, “huelga escolar por el clima” en castellano.

El primer día estuvo ahí, sola. Sin embargo, el segundo día un extraño se unió a la huelga. Con el pasar de los días más personas se adherían a la causa. Hoy miles de jóvenes y adultos se han adherido a la lucha por el medioambiente. Ella ha logrado conformar un movimiento social y medioambiental, con alcance internacional, denominado Fridays for Future, viernes por el futuro en castellano. El movimiento tiene representación en diferentes ciudades del mundo, Barcelona una de ellas. 

La causa de la depresión en la que cayó a temprana edad fue una serie de documentales, relacionados al impacto del cambio climático y la crisis medioambiental, que le mostraron en la escuela. Ella tenía ocho años. Al igual que sus compañeros, Greta Thunberg quedó muy afectada. Sin embargo, ella no pudo dejarlo pasar, había entrado en pánico. “A todos [mis compañeros] les importaba y pensaban que era terrible. Pero luego todos pudieron dejarlo atrás, pero yo no pude.”

A los 11 años le diagnosticaron síndrome de Asperger, un trastorno del neurodesarrollo incluido dentro del espectro del autismo. Una de las características principales del Síndrome de Asperger es la fijación en intereses concretos y específicos. Este interés obsesivo se convierte en el tema principal y el eje rector de la persona con Asperger. Para ella fue la emergencia climática

Hoy Greta Thunberg tiene 16 años. Sin embargo, por su delgada y menuda figura podría parecer que es una niña. Tiene la tez blanca, unos rasgados ojos azules, el cabello largo y de color marrón claro. Es concisa, contundente y clara al hablar. Tiene ímpetu y convicción. Sus discursos suelen ser catalogados como crudos y directos. No pretende agradar a las personas, tampoco persigue la fama. Probablemente estas sean algunas de las razones por las que ha conseguido tantos adeptos como detractores.

 Las críticas relacionadas con su aspecto, forma de hablar e incluso de vestir se han convertido en el pan de cada día para Greta Thunberg. “Cuando empiezan a atacarte por tu apariencia y tus diferencias, significa que no tienen por donde ir. En ese momento sabes que estás ganando”, afirmó la joven activista en un tweet

Durante su trayectoria como activista, se ha enfrentado con diversos magnates empresarios y más de un líder político. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha burlado de ella de forma sarcástica, describiéndola en Twitter como “una niña muy feliz en busca de un brillante y maravilloso futuro.” El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha afirmado que Thunberg es una “adolescente desinformada.”

Pero la activista no solo recibe críticas. “Cada país, cada comunidad, cada escuela, cada grupo de amigos, cada familia necesita a su Greta”, afirmó el Príncipe Harry, de Inglaterra en un acto de beneficencia para OnSide Youth Zones. También ha sido elegida como “persona del año” por la revista Time. A pesar de no buscar la fama, Greta Thunberg ha captado la atención de todos. 

Su convicción, su ímpetu, su crudeza al hablar, su precisión y su honestidad son algunos de los componentes que hacen que Greta Thunberg sea quien es. Una joven que lucha por el futuro de las próximas generaciones.

No solo ha logrado situar el foco en la crisis medioambiental, sino que también ha logrado estimular el despertar de una conciencia verde. “Si un reducido número de niños encabezan los titulares, solo por dejar de asistir a la escuela, imagínense lo que podríamos hacer todos juntos si realmente quisiéramos”, pronunció en la Cumbre de la ONU en Katowice, Polonia.