Episodio de alta contaminación en Catalunya por el polvo africano

DANIELA TUDELA

El Govern ha declarado este miércoles un episodio de alta contaminación en Catalunya. La causa ha sido la intrusión de polvo africano desde el pasado martes.

El Ayuntamiento de Barcelona ha activado el protocolo de actuación por altos niveles de contaminación por partículas PM10 en suspensión en el aire. El protocolo no determina la restricción de vehículos, pero sí recomienda movilizarse a pie o en bicicleta, utilizar el transporte público y reducir el transporte privado.

El valor diario de niveles de partículas PM10 es de 50 g/m3. Pero la Generalitat ha informado que el martes 17 de diciembre los niveles de partículas PM10 han sido superiores a los 80 g/m3 . Asimismo, se ha dado a conocer que en los próximos días los niveles de partículas se mantendrán elevados, por lo que se han activado medidas destinadas a facilitar la reducción de contaminantes del aire. 

A través de una nota de prensa, la Generalitat ha dado a conocer una serie de recomendaciones para la población: moderar la actividad física al aire libre, en especial en caso de enfermedades respiratorias o cardiovasculares; desplazarse por calles poco concurridas; ir a pie, en bicicleta o en transporte público; realizar conducción eficiente —sin acelerones y frenazos bruscos, con arranques suaves, velocidad reducida y usando el freno motor—; y utilizar vehículos de bajas emisiones

¿Qué es un episodio de contaminación? 

Un episiodio ambiental de alta contaminación es aquella situación medioambiental que ocurrre cuando incrementa la concentración de algún contaminante del aire, hasta el punto que se superan los valores límite determinados por ley.

La concentración de los contaminantes en el aire pueden ser generadas por situaciones meteorológicas desfavorables —ausencia de lluvias abundantes o presencia de anticiclones— para la dispersión y ventilación de los mismos. 

Los episodios de contaminación ambiental ocurren de forma excepcional. Cuando suceden se requiere la implementación de ciertas medidas para reducir de los contaminantes en el aire.

La declaración de un episodio por alta contaminación atmosférica es competencia de la Generalitat y existen tres posibles escenarios.

El primero, un aviso preventivo, que ocurre por la concentración en la atmósfera de dióxido de Nitrógeno (NO2) o de partículas de suspensión (PM10). Se trata de la fase previa a la declaración de un episodio. Su objetivo es informar y recomendar a la población preventivamente. 

El segundo, la declaración de episodio ambiental por alta contaminación con restricciones de tráfico, que ocurre por alta concentración de NO2 en la atmósfera. Las restricciones de tráfico se pueden aplicar en la zona de bajas emisiones (ZBE) de Barcelona.

El tercero, la declaración de episodio ambiental por alta contaminación sin restricciones de tráfico, que ocurre por alta concentración de partículas de suspensión (PM10) en la atmósfera. Este último ha sido es escenario del miércoles 18 de diciembre. 

Cualquiera de los tres escenarios implica la activación de un protocolo de contaminación por parte del Ayuntamiento de Barcelona. El protocolo tiene la finalidad de minimizar los daños a las personas, los bienes, el entorno y las actividades de la ciudad. Este contiene medidas destinadas a la reducción de los principales emisores de gases y polvo.

Las medidas

Mientras dure el episodio de alta contaminación, se deberán suspender todas aquellas actividades que generen polvo. Las empresas cementeras deberán reducir sus emisiones. Se restringirán las operaciones destinadas al asfalto de las calles y se deberá regular la climatización en comercios y servicios municipales.

Además, los municipios deben tomar las medidas necesarias para informar a la población sobre la situación y restringir las actuaciones que generen partículas. Igualmente, el riego de agua freática tiene que aumentarse en las calles principales de Barcelona. Por su parte, el Servei Català de Trànsit deberá también gestionar la velocidad de las vías rápidas

Otros episodios de contaminación

De acuerdo al Departament de Territori y Sostenibilitat, la frecuencia prevista para la declaración de episodios ambientales es baja: Se prevén entre cero a cinco días al año. En 2018 solo se declaró un episodio de contaminación, pero se realizaron tres avisos preventivos. Sin embargo, en lo que va del año ya se han declarado 3 episodios de contaminación alta

Todo lo que necesita saber sobre la Zona de Bajas Emisiones

Tránsito de coches en la Ronda del Litoral / LANDON ODLE

AMANDA OLIVEIRA

El 1 de enero de 2020 entrará en vigor, de ser aprobada por el pleno de Barcelona, la normativa de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE), que restringirá el uso de vehículos contaminantes en la urbe. La norma del Ayuntamiento de Barcelona impactará aproximadamente 50.000 vehículos, un 20% del total. El objetivo es mejorar la calidad del aire y reducir la contaminación atmosférica en la metrópoli europea con mayor densidad de vehículos por kilómetro cuadrado.

La ZBE cuenta con un área de 95 km² que engloba el municipio de Barcelona, excepto Zona Franca industrial y los barrios de Vallvidrera, el Tibidabo y Les Planes, en conjunto con los municipios de Sant Adrià de Bèsos, L’Hospitalet de Llobregat y parte de los municipios de Esplugues de Llobregat y Cornellà de Llobregat.  

Mapa de Barcelona que limita las zonas donde será vigente la Zona de Bajas Emisiones / ELABORACIÓN PROPIA

¿Qué pasa a partir de 1 de enero de 2020?

Los vehículos contaminantes no podrán circula en la ZBE en días laborables, de lunes a viernes de las 7 a las 20 horas.

¿Cómo puedo saber si un vehículo es contaminante?

En la página web de la ZBE se puede consultar a partir del número de matrícula del vehículo o consultar la clasificación de distintivos ambientales de la Dirección General de Tráfico (DGT) para verificar si encaja en los tipos permitidos.

¿No podré usar un coche sin distintivo?

Los vehículos contaminantes, sin un distintivo ambiental de la DGT, podrán circular un máximo de 10 días al año, mediante registro y autorización previa. Además, se podrá circular sin límite fuera del horario de restricciones. También habrá excepciones y moratorias.

¿Cómo se controlará el tráfico?

El control será automático a través de más de 70 cámaras posicionadas en los límites de la zona y dentro del territorio delimitado.

¿Cuál será la penalización por incumplimiento de la normativa?

Las sanciones de multas solo se harán efectivas a partir del 1 de abril y las multas variarán entre 100 euros, las más leves, y 500 euros, las más graves.

Expectativas de la Zona de Bajas Emisiones / ELABORACIÓN PROPIA

¿Cuáles serán las alternativas de transporte?

El transporte público y transportes activos como las bicicletas. Para el transporte público los incentivos son varios:

Reducción del 25% en los precios de la tarjeta T-Jove y T-Mes, ahora T-Usual.

La T-Aire, una tarjeta válida para dos viajes en días con episodio de contaminación ambiental a un precio más accesible.

La T-Verda, una tarjeta gratuita válida durante tres años, dedicada a las personas que desguacen un vehículo contaminante y no compren uno nuevo.   

¿Cuáles serán las excepciones de vehículos contaminantes que podrán circular en la ZBE?

Vehículos adaptados para personas con discapacidad y movilidad reducida, vehículos de servicios de emergencias –policía, bomberos, ambulancias–, vehículos de servicios esenciales –médicos, funerarios–.

10 conceptos clave para entender la contaminación

ADRIANA DELGADO / MARÍA CRISTINA PIEDRA

Escuchar términos como calentamiento global y contaminación, hace que lo asociemos inmediatamente a dos fenómenos perjudiciales para nuestra salud. Sin embargo, desconocemos en el fondo todo de ellos. ¿Sabemos exactamente qué son, dónde los podemos encontrar y cómo pueden afectar a la salud? Aquí ofrecemos un breve recorrido por el vocabulario más técnico, ambiguo y repetitivo sobre la contaminación.

1. MICROPLÁSTICOS

En el norte del Océano Pacífico existe un continente de plástico. Hay más islas de basura en el Atlántico Norte y el Pacífico Sur, todas compuestas por microplásticos. Son piezas muy pequeñas de material plástico cuyo tamaño suele ser inferior a cinco milímetros y que suelen encontrarse especialmente en el mar. La ONU afirmó en 2017 que hay hasta 51.000 millones de partículas microplásticas en el mar, 500 veces más que el número de estrellas que hay en nuestra galaxia.

El fenómeno de las grandes islas de basura mide aproximadamente 1.6 millones de kilómetros cuadrados y es perjudicial para los animales marinos, al contener a menudo aditivos y otras sustancias químicas. Un grupo de investigadores de Greenpeace encontró otra concentración de plástico en el mar de los Sargazos, en el Triángulo de las Bermudas. Concretamente, 1.298 fragmentos de microplásticos, una cifra superior a la del Pacífico y que duplica el tamaño de Francia.

Los microplásticos son piezas muy pequeñas de material plástico que contamina el medioambiente / FLICKR

2. SMOG

La palabra para referirse a esta nube de suciedad es una fusión de los términos en inglés smoke (humo) y fog (niebla). Se trata de una especie de humo que se puede confundir con una ligera niebla que rodea las grandes metrópolis. Pero lo cierto es que el smog o esmog es el resultado de la combinación de diversos elementos contaminantes, especialmente las emisiones de gases producidas por las industrias y los automóviles.

3. EFECTO INVERNADERO

Es un fenómeno natural en el que determinados gases como el dióxido de Carbono (CO2) o el metano, componentes de la atmósfera planetaria, retienen una parte de la energía que el suelo emite después de haber sido calentado con la radiación del sol. De esta manera se produce una elevación de la temperatura planetaria similar a la que se da dentro de un invernadero.

4. DIOXINAS

Se trata de un grupo de productos químicos peligrosos para la salud que forman parte de los llamados contaminantes orgánicos persistentes. Son alarmantes por el elevado potencial tóxico, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se producen por incineración, durante la fabricación de productos químicos clorados y en otros procesos que utilizan cloro, como el blanqueo de papel.

Una exposición breve a altas concentraciones de dioxinas puede causar lesiones cutáneas como acné clórico y manchas oscuras, además de alteraciones funcionales hepáticas. La exposición prolongada puede crear alteraciones inmunitarias del sistema nervioso, endocrino y de la función reproductora.

5. PARTÍCULAS DE SUSPENSIÓN (PM)

Es uno de los principales indicadores de la contaminación del aire. Según la OMS, ‘‘consiste en una compleja mezcla de partículas sólidas y líquidas de sustancias orgánicas e inorgánicas suspendidas en el aire’’. Se pueden encontrar tanto en la vía urbana, a través de los coches, como en casa, a partir de centros de generación de electricidad como las estufas o los calentadores.

Según su tamaño, se clasifican entre las PM 10 y las PM 2.5. En el ámbito del aire, las primeras serían las más grandes con un diámetro de 10 micrones de metro —milésimas de milímetro—. Las segundas acaparan un diámetro menor, de 2,5 micrones de metro. Las partículas en suspensión, junto con el dióxido de Nitrógeno (NO2), son las más perjudiciales para la salud.

Su exposición aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, respiratorias y cáncer de pulmón. Según el informe sobre la calidad del aire de 2018 de la Generalitat, el año pasado hubo una reducción general de las partículas en suspensión (PM10 y PM 2.5). Los datos del Servei Meterològic de Catalunya apuntan que las elevadas precipitaciones contribuyeron a una mejora de la calidad general del aire.

Infografía sobre la importancia de la calidad del aire para la salud humana / FLICKR

6. AMIANTO

Es uno de los componentes del fibrocemento, un material usado para la construcción en España. Se trata de un grupo de minerales que adoptan la forma de fibras diminutas y que pueden permanecer en suspensión en el aire el tiempo suficiente para que representen un riesgo respiratorio, además de causar cáncer de pulmón, mesotelioma, cáncer de laringe, de ovarios y asbestosis —fibrosis de pulmones—.

Están presentes en tejas de recubrimiento de tejados, baldosas y azulejos, productos de cemento, además de en herramientas de automoción como el embrague, los frenos o los componentes de transmisión. Se puede encontrar también en materiales ferroviarios, objetos de construcción naval, reparación y desguace de barcos, siderurgia o el sector eléctrico —centrales térmicas y nucleares—, además de haberse usado para trajes ignífugos de pilotos o bomberos.

7. DIÓXIDO DE NITRÓGENO (NO2)

Se trata de un gas de color marrón que provoca un fuerte olor. Su principal fuente son los procesos de combustión como el tráfico terrestre, aéreo y marítimo, pero también los generadores de electricidad y la calefacción. El NO2 puede llegar a ser tóxico y causar una importante inflamación en las vías respiratorias en concentraciones superiores a los 200 mg/m3. A largo plazo, pueden influir en la aparición de enfermedades respiratorias crónicas y cerebrovasculares como el ictus.

La investigación en epidemiología ha demostrado además que la exposición prolongada a este tipo de gas aumenta los síntomas de bronquitis en niños asmáticos, además de reducir la función pulmonar. Durante el 2018, se ha incumplido el valor límite anual de NO2 en Cataluña, según el estudio de calidad del aire del Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat. Los distritos de Barcelona más afectados son l’Eixample, Sant Gervasi, Poblenou y Sant Adrià del Besòs.

8. OZONO (O3)

Es un gas incoloro y invisible con un olor agradable que tiene un gran poder oxidante. El que está a nivel del suelo -que no debe de confundirse con la capa de ozono en la atmósfera- es uno de los principales elementos de la niebla tóxica, según la OMS. Es un contaminante secundario, es decir, no hay una fuente que lo genere de forma directa, sino que intervienen diversos elementos como los óxidos de Nitrógeno —procedentes de las emisiones de vehículos— y los compuestos orgánicos volátiles —industrias y centrales eléctricas—.

Los niveles más elevados se registran durante períodos de tiempo soleado como es primavera y verano. Sus efectos en la salud residen especialmente en las vías respiratorias. El informe del estado de la calidad del aire de 2018 de la Generalitat indica que las zonas donde la concentración de ozono llega a ser nociva son la Plana de Vic, el Pirineo oriental, Prepirineo de Lleida, Vallès, Baix Llobregat, interior de Girona y el Empordà.

9. MONÓXIDO DE CARBONO (CO)

Es un gas incoloro y sin olor, y el más emitido después del vapor de agua y el CO2 —un gas que “no es realmente tóxico’’ y que respiramos al estar de forma natural en el aire ambiente, según el Instituto para la Salud Geoambiental—. Sin embargo, el monóxido de Carbono es el resultado de la oxidación incompleta del Carbono durante el proceso de combustión. Afecta al cambio climático y tiene cierta participación en la química del ozono.

Se emana como un subproducto de electrodomésticos, calentadores y automóviles que queman gasolina, gas natural, madera, aceite o queroseno. En cuanto a sus efectos, al entrar en el cuerpo por los pulmones y unirse a la hemoglobina de la sangre, puede provocar una reducción del transporte del oxígeno a las células del cuerpo. Las enfermedades cardiovasculares son las más sensibles a la exposición de esta sustancia.

10. DIÓXIDO DE AZUFRE (SO2)

Consiste en un gas incoloro con un olor penetrante. Este compuesto se origina con la combustión de carburantes fósiles —como el carbón y el petróleo— que contienen azufre, llevada a cabo sobre todo en los procesos industriales de alta temperatura y de generación eléctrica.

Afecta al sistema respiratorio y al funcionamiento de los pulmones, además de provocar irritaciones oculares. Los síntomas pueden ser tos, mucosidad, agravamiento del asma y bronquitis crónica, además de aumentar la propensión de las personas a sufrir infecciones respiratorias.

Barcelona encabeza la lista de puertos europeos con mayor nivel de contaminación. Especialmente en cuanto a emisiones de Azufre —el principal contaminante de los barcos—, según un estudio de la ONG Transport and Environment, con sede en Bruselas. Concretamente, los barcos arrojaron 32,84 toneladas de SOx en 2017 y emitieron 4,8 veces más que el total de óxidos de Azufre (SOx) que lanza a la atmósfera el parque de vehículos de Barcelona.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Patinetes eléctricos: una alternativa no tan eco

 

AA_News_N09_02_IMG_3286
 Hombre en patinete eléctrico en la Avinguda Diagonal. / Amanda Antunes

MARIA JOSÉ ELÍAS REIN

Los patinetes eléctricos ya forman parte del paisaje urbano de Barcelona.  Además de ser una opción económica y ligera, sus vendedores aseguran que es eco-friendly. Pero, según el Segundo Barómetro del Ciclista Urbano en Barcelona 2019 del RACC, solo un 10% de los usuarios de Vehículos de Movilidad Personal (VMP) proceden del coche o la moto.

Los investigadores le han preguntado a 100 usuarios de VMP de Barcelona qué modo de transporte utilizaban antes que estos vehículos. Los resultados han arrojado que un 51% de las personas ha dejado de ir a pie o en bicicleta, mientras que un 33% de los usuarios de VMP antes utilizaban el transporte público para moverse. Un 6% de los entrevistados declaró que no hubiera realizado el trayecto. “Si se realiza en patinete eléctrico en lugar de caminar o ir en bicicleta, el viaje tiene un coste ambiental más alto“, declaró a El Mundo el coordinador de Ecologistas en Acción, Paco Segura.

Por su parte, un estudio publicado en la revista Environmental Research Letters estimó que, si bien los patinetes eléctricos son una opción más respetuosa que los coches, muchas veces no se tienen en cuenta las emisiones que se producen en los procesos de fabricación, transporte y mantenimiento. El estudio, co-elaborado con la Universidad de Carolina del Norte, concluyó que el impacto de fabricación muchas veces excedía la mitad del impacto causado por cada 1,5km de viaje en un patinete. Los investigadores desarmaron uno de los patinetes más vendidos: el Xiaomi M365. Establecieron que el vehículo contiene unos 6kg de aluminio, una batería de litio de más de 1kg, un motor eléctrico, además de sus partes de acero y plástico.

Aunque el trabajo se centra en las unidades que forman parte de sistemas de alquiler gestionados por empresas privadas (como Bird y Reby, en Barcelona), se realiza un análisis del ciclo de vida de la industria de los patinetes eléctricos. El estudio busca tener en cuenta todas las emisiones asociadas con cada aspecto de su manufactura. Se ha analizado la producción de los materiales, el proceso de fabricación, el transporte del patinete desde su país de origen y, su posterior recogida, carga y redistribución.

El resultado es que los patinetes para alquilar generalmente producen más emisiones de efecto invernadero por kilómetro y por pasajero que un autobús diésel cargado de ocupantes, un ciclomotor eléctrico, una bicicleta eléctrica, una normal o, por supuesto, un paseo. Los investigadores sentencian que producen aproximadamente 125g/km de CO2, la mitad de las emisiones de un coche estándar, que produce casi 258 g/km de CO2 y que por su parte, la electricidad utilizada para recargar los patinetes apenas influye en las cifras.

En Marzo de 2019, las empresas Bird y Quartz realizaron un análisis en el que descubrieron que el promedio de vida de un patinete en Kentucky (Estados Unidos) es de 28,8 días. La razón es que los scooters, como las bicicletas compartidas “están plagados de vándalos y ladrones”, asegura la empresa. “Si se consiguiese que duren dos años, tendría un gran impacto positivo”, manifiesta el investigador Jeremiah Johnson.

Al no contar con tubos de escape, es fácil que muchos piensan que están ayudando a reducir las emisiones de gases contaminantes. Pero si se tiene en cuenta, entre otras cosas, el proceso que no se ve de la fabricación de los patinetes, y que de diez VMP, nueve provenían de medios de transportes no contaminantes y que, en cambio sólo uno hubiera utilizado el coche o la moto, ¿son los patinetes eléctricos una alternativa más limpia?

Amianto en el corazón de Gràcia

Las eternas obras del contaminado Mercat de l’Abaceria / LANDON ODLE

PATRICIA MAMPEL y LANDON ODLE

El 20 de julio del 2018, los 56 paradistas del Mercat de l’Abaceria se mudaban a unas instalaciones provisionales dispuestas en lo alto del paseo de Sant Joan. Las reformas del mercado debían empezar a principios de otoño de 2018 y acabar, aproximadamente, a finales del verano de 2019. Sin embargo, un año más tarde, las obras siguen paralizadas y se estima que no se acabará el trámite hasta finales de 2022. ¿La causa? 9.000 metros cuadrados de amianto presentes en el tejado.

Miguel Ángel de la Fuente, director del mercado y funcionario del Ayuntamiento de Barcelona, explica que “la idea es empezar a desmontar todo el tema de la cubierta después de fiestas, a mediados de enero. En septiembre/octubre el desmantelamiento de la cubierta estará acabado.” En cuanto a al proyecto de construcción del nuevo mercado, una vez erradicado el problema del amianto, afirma que aún está en periodo de adjudicación, “a principios de enero 2021 empezarán las obras.”

De todos modos, de la Fuente, tranquilo y optimista, enumera las ventajas del actual mercado: “Este mercado provisional no tiene nada que ver con el anterior. Tiene aire acondicionado, es muy bonito y nuevo.” Opiniones que otros comerciantes comparten afirmando que están a gusto en estas instalaciones pero que por otro lado tienen ganas de volver al antiguo y “poner fin a la temporalidad.”

La utilización, producción y comercialización de amianto está prohibida desde el 2002. Sin embargo, existen construcciones previas a esa fecha que aún contienen fibras de este material. Algo seriamente perjudicial para la salud en caso de exposición continua: esta sustancia ya fue calificada como cancerígena en el 1978 por el Parlamento Europeo. Los estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) también validan esta relación. Otro foco problemático presente en la ciudad es el metro de Barcelona

Pero, ¿tan perjudicial es el contacto con esa substancia para la salud? Hablamos con el doctor Jorge Abad, jefe de Neumología en el Hospital Germans Trias, quien expone la seriedad del tema: “Estas lesiones son de por vida. Existen el RX tórax y el TAC torácico, pruebas médicas que muestran si ha habido algún contacto. Hay que hacer seguimiento y control.” Pero también añade, “es verdad que pacientes en contacto con amianto no desarrollan esa exposición y puede depender de la intensidad y frecuencia del contacto que el paciente ha tenido con las fibras de asbesto.”

Hace unos meses el consistorio aseguró que habilitaría una carpa para envolver el mercado completamente, con una altitud de hasta 5 pisos, todo a modo de prevención para extraer el amianto sin perjudicar a los vecinos que habitan alrededor. El doctor Abad, confirma que las medidas de protección son “evitar el contacto mediante una protección con mascarilla y eliminar ese material de forma controlada para que el polvo de amianto no se disemine.”

Pancarta vecinal frente al Mercat de l’Abaceria, en el barrio de Gràcia (Barcelona) / LANDON ODLE

Los vecinos del barrio y algunos comerciantes temen que las obras se eternicen. Miquel Ros, dueño de la tienda de aceitunas Salvador Ros Vaccaro, situada en la esquina cerca del antiguo mercado, asegura que no espera que se reabra hasta dentro de cuatro años mínimo y, entre risas, dice que “completarán la Sagrada Familia antes que este mercado.” Sin embargo, también afirma que la venta es “igual o incluso un poco mejor que antes.”

Maribel Ampolla, Presidenta de la asociación de vendedores y dueña de un puesto de pescado, también afirma estar contenta con el emplazamiento temporal, “la estancia en el nuevo mercado ha sido positiva porque últimamente en el anterior se estaba muy mal. Ha sido un buen cambio,” sentencia. Cuando se le pregunta por los problemas del anterior, Maribel culpa al estado del mercado, “la gente ya no entraba, estaba muy oscuro, muchos puestos cerrados, no llamaba la atención.”

El mercado provisional de paseo Sant Joan se desmontará cuando se acaben las obras. La estructura del nuevo mercado será la mismo. Eso sí, la cubierta, zona donde se concentra todo el amianto, se cambiará. El nuevo, como en otros mercados reformados, tendrá una parte dedicada los vendedores y otra contará con un supermercado. Opción de la que la presidenta de la asociación no está en contra “según el supermercado que nos pongan. Nosotros atraemos gente para ellos, y viceversa.”

Sin embargo, teme que pase lo mismo que en el Mercat del Ninot, con un Mercadona en sus instalaciones: “la gente va directamente al supermercado, ya no pasa por dentro del mercado. A mí me gustaría que tuviera entrada por el mercado.”

A día de hoy el Institut de Mercats de Barcelona sigue situando la fecha oficial en Navidad de 2020. A pesar de ello, sigue sin haber señal de voluntad por iniciar el desmantelamiento del amianto y, posteriormente, las reformas prometidas.