Los Búnkers: vistas a BCN y a la contaminación

Barcelona con el mar al fondo y el cielo nebuloso desde la atalaya del parque del MUHBA. LANDON ODLE

 

LANDON ODLE

A 262 metros por encima del nivel del mar, los Búnkers del Carmel son conocidos por sus vistas impresionantes de la ciudad. El aislamiento y baja densidad poblacional da a la zona uno de los aires más puros de Barcelona. Pero algunos días el anillo de contaminación visible en el cielo puede ser un lúgubre recordatorio del problema de polución en la capital catalana.

Su reciente transformación en destino turístico ha traído, además, complicaciones como proliferación de basura en el parque, así como ruido causado por las fiestas y botellones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El nombre real del parque es Museu d’Història de Barcelona (MUHBA) Turó de la Rovira, aunque entre los vecinos se le conoce de manera más simple como los Búnkers

Ubicado a unos 500 metros del más famoso Parc Güell, los Búnkers constituye una especie de anti-Güell: el parque mismo es poco más que una ruina en un lugar favorable, y en vez de adornos modernistas y arcos catenarios se ve varilla expuesta, charcos pequeños de agua estancada, y paredes de hormigón llenas de grafitis. 

En realidad su estado actual es fruto de una “reforma” cuidadosamente realizada en 2011 por los arquitectos Imma Jansana y Jordi Romero, por el cual se vieron galardonados el Premio Europeo del Espacio Público Urbano.

Una batería antiaérea

Originalmente construido como una batería antiaérea en la Guerra Civil española, se llenó en los años de posguerra con barracas, las últimas de las cuales fueron eliminadas a finales de los años 80. Hoy, siguen existiendo en las cercanías una veintena de casas pequeñas, cuyos residentes mantienen una relación tensa con los cientos de turistas que vienen cada día.

El Ajuntament de Barcelona define el sitio como “singular y polifacético”, y blogs turísticos como staybarcelonaapartments.com anuncian que “hoy en día es casi obligatorio ir con tus colegas y unas cervezas, poner un poco de música y hacer un picnic en los Búnkers.” En el éxito de taquilla Tengo Ganas de Ti, el protagonista sorprende a su interés romántico al llevarla a la cumbre al atardecer, acto que ella considera tan romántico que le hace el amor al cabo de dos minutos de llegar.

 

Esto, afortunadamente, es poco común; la mayoría vienen simplemente para leer un libro, pasear al perro, o pasar una tarde relajante en un sitio que seguramente provocará envidia a sus seguidores de Instagram. Pero cuando se pone el sol y no quedan selfies por hacer, los visitantes descubren que sus planes han cambiado: Barcelona es un club y están en la azotea VIP. La entrada es gratis, las bebidas baratas. ¿Por qué salir?

Para los vecinos, la nueva fama del parque ha traído los problemas de basura y contaminación acústica

Muchos visitantes no salen hasta muy tarde, y tienen que pasar directamente por las casas al bajar al aparcamiento o transporte público, a menudo con poca consideración por los vecinos. Para ellos, la nueva fama del parque ha traído los problemas de basura y contaminación artística.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cita el trastorno del sueño, tinnitus, e incluso deterioro cognitivo entre los problemas vinculados con exposición prolongada a contaminación acústica. Y la basura generada por los numerosos visitantes es algo difícil con lo que lidiar y gestionar para los vecinos.

Francisco, un vecino de 72 años y residente de la zona de toda la vida, lamenta que “este sitio se ha convertido en el botellón de Barcelona.” 

Aunque hay vigilantes, su única capacidad es “informar” a los infractores que sus acciones son ilegales, una tarea de Sísifo que en absoluto disminuye ni la venta ni el consumo de alcohol.

Elvira, una vecina octogenaria, deplora los tejemanejes que tienen lugar en la cumbre, y a la vez asegura que no sabe exactamente cuáles son, porque una mujer decente como ella jamás se acercaría a tal sitio después de oscurecer.

Hay algo universal e intemporal al contemplar una gran metrópolis desde un mirador privilegiado, y es innegable que los Búnkers ofrecen una magia única al visitante que sube el largo camino hasta la cima. En una Barcelona alternativa es la ubicación de un hotel de cinco estrellas, pero en esta realidad es una ex-instalación militar dilapidada convertida en sitio de fiesta, con vistas asombrosas de la ciudad —pero también de su contaminación y un escenario lleno de basura que supone un verdadero problema de convivencia entre vecinos y visitantes que no se resolverá sin actuación municipal.

Panorámica de Barcelona desde el Carmel. L.O.

 

Todo lo que necesita saber sobre la Zona de Bajas Emisiones

Tránsito de coches en la Ronda del Litoral / LANDON ODLE

AMANDA OLIVEIRA

El 1 de enero de 2020 entrará en vigor, de ser aprobada por el pleno de Barcelona, la normativa de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE), que restringirá el uso de vehículos contaminantes en la urbe. La norma del Ayuntamiento de Barcelona impactará aproximadamente 50.000 vehículos, un 20% del total. El objetivo es mejorar la calidad del aire y reducir la contaminación atmosférica en la metrópoli europea con mayor densidad de vehículos por kilómetro cuadrado.

La ZBE cuenta con un área de 95 km² que engloba el municipio de Barcelona, excepto Zona Franca industrial y los barrios de Vallvidrera, el Tibidabo y Les Planes, en conjunto con los municipios de Sant Adrià de Bèsos, L’Hospitalet de Llobregat y parte de los municipios de Esplugues de Llobregat y Cornellà de Llobregat.  

Mapa de Barcelona que limita las zonas donde será vigente la Zona de Bajas Emisiones / ELABORACIÓN PROPIA

¿Qué pasa a partir de 1 de enero de 2020?

Los vehículos contaminantes no podrán circula en la ZBE en días laborables, de lunes a viernes de las 7 a las 20 horas.

¿Cómo puedo saber si un vehículo es contaminante?

En la página web de la ZBE se puede consultar a partir del número de matrícula del vehículo o consultar la clasificación de distintivos ambientales de la Dirección General de Tráfico (DGT) para verificar si encaja en los tipos permitidos.

¿No podré usar un coche sin distintivo?

Los vehículos contaminantes, sin un distintivo ambiental de la DGT, podrán circular un máximo de 10 días al año, mediante registro y autorización previa. Además, se podrá circular sin límite fuera del horario de restricciones. También habrá excepciones y moratorias.

¿Cómo se controlará el tráfico?

El control será automático a través de más de 70 cámaras posicionadas en los límites de la zona y dentro del territorio delimitado.

¿Cuál será la penalización por incumplimiento de la normativa?

Las sanciones de multas solo se harán efectivas a partir del 1 de abril y las multas variarán entre 100 euros, las más leves, y 500 euros, las más graves.

Expectativas de la Zona de Bajas Emisiones / ELABORACIÓN PROPIA

¿Cuáles serán las alternativas de transporte?

El transporte público y transportes activos como las bicicletas. Para el transporte público los incentivos son varios:

Reducción del 25% en los precios de la tarjeta T-Jove y T-Mes, ahora T-Usual.

La T-Aire, una tarjeta válida para dos viajes en días con episodio de contaminación ambiental a un precio más accesible.

La T-Verda, una tarjeta gratuita válida durante tres años, dedicada a las personas que desguacen un vehículo contaminante y no compren uno nuevo.   

¿Cuáles serán las excepciones de vehículos contaminantes que podrán circular en la ZBE?

Vehículos adaptados para personas con discapacidad y movilidad reducida, vehículos de servicios de emergencias –policía, bomberos, ambulancias–, vehículos de servicios esenciales –médicos, funerarios–.

7 daños que provoca la contaminación y cómo prevenirlos

Elaboración propia a partir de un diseño de Freepik.

ADRIANA DELGADO y MARÍA CRISTINA PIEDRA

Nos impactan las fotografías de peces descompuestos, con las tripas llenas de basura. Pero es raro que nos detengamos a pensar cómo de contaminado está nuestro propio cuerpo. “No hay ninguna parte que esté libre de sufrir las consecuencias de la contaminación”, explica la ambientóloga Carolyn Daher, coordinadora de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal). 

El Ayuntamiento de Barcelona admite que los niveles de contaminación en la ciudad son “muy nocivos” para la salud y que superan los límites exigidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). A continuación presentamos una guía de las enfermedades que son causadas por la contaminación y diferentes soluciones propuestas por los profesionales que pueden aplicarse a la vida diaria.

PULMÓN

El 80% de la población está afectada por la contaminación a través de la respiración, señala la OMS. Las olas de calor excesivo también influirían en la salud respiratoria, hasta el punto de incrementar la cantidad de muertes. Según Carolyn Daher, “uno de los problemas de la calidad del aire es que no se ve y los efectos suelen ser a largo plazo, salvo en casos muy extremos”.

El neumólogo Jorge Abad asegura que la contaminación en el aire causa enfermedades en el aparato respiratorio como cáncer de pulmón, pulmonía o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Además, el calor extremo puede provocar asma, según la OMS.

CORAZÓN

La OMS ha alertado de que el calor extremo es uno de los causantes de defunciones por enfermedades cardiovasculares. Además, ISGlobal advierte de que la mala calidad del aire puede provocar arritmias, infartos —también desencadenados por el ruido— e insuficiencia congestiva cardíaca. La OMS indica que a través de la inspiración de aire contaminado, sobre todo en niños, aparecen enfermedades cardiovasculares.

CIRCULACIÓN SANGUÍNEA

La exposición al aire contaminado y al ruido contaminante puede causar
problemas en el sistema circulatorio, según los estudios de ISGlobal. Son ejemplos la hipertensión y la trombosis, formación de un coágulo dentro del corazón.

Vivir cerca de industrias contaminantes ocasiona un aumento de personas con cáncer de mama, señala el Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública.

EMBARAZO

Hoy en día es más complicado quedarse embarazada que hace unos años y se sufren más problemas durante el embarazo. Según ISGlobal, el aire y los agentes contaminados pueden causar bajo peso al nacer, preeclampsia o complicaciones en el embarazo y nacimientos prematuros.

Un estudio de la clínica Fertty, liderado por el doctor Miguel Ángel Checa, obstetra especialista en reproducción, señala que la contaminación aumenta el riesgo de aborto, daña la fertilidad y la calidad del esperma, dificultando la posibilidad de quedarse embarazada, y además supone un obstáculo para el crecimiento de los niños.

El doctor Miguel Ángel Checa posando en el Hospital del Mar de Barcelona /
MARÍA CRISTINA PIEDRA

CABEZA

El aire cargado de sustancias tóxicas incrementa el riesgo de sufrir ictus, enfermedades neurodegenerativas y problemas de salud mental. Los cambios climáticos a temperaturas extremas se encuentran directamente relacionados con la reducción del rendimiento cognitivo, y el ruido, o contaminación auditiva, al que nos exponemos cada día ocasiona estas tinnitus o sordera, señalan informes de ISGlobal. Un estudio de este centro y del Hospital del Mar revela que, además, la contaminación de los motores diésel tiene una relación directa con el infarto cerebral.

El aire contaminado ha incrementado también las tasas de enfermedades de salud mental como la bipolaridad y la depresión, señala un estudio de PLOS Biology.

Exponerse a aire contaminado, como las personas que viven cerca de una carretera o avenida transitada, aumenta además el riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas, según un estudio publicado en The Lancet. Y los niños cuyas madres se han expuesto durante la etapa de gestación a aire contaminado tienen el triple de posibilidades de tener autismo, según investigadores de la University of Southern California y el Hospital Infantil Los Ángeles.

DOLENCIAS GENERALES

La contaminación del aire puede ocasionar, además, cáncer de colon, obesidad, diabetes, síndrome metabólico e inflamación sistémica. La alteración del sueño, las molestias y el estrés pueden ser también ocasionados por el aire contaminado, además de por el ruido. Otros fenómenos médicos relacionados son las lesiones por accidentes laborales y de tránsito. Pero en definitiva, en lo que repercute la contaminación en todas sus formas es en un incremento de la mortalidad.

Las recomendaciones de los médicos

En términos generales, los especialistas recomiendan procurar llevar una vida más sana. Pero ¿qué pasa en una ciudad con índices altos de contaminación como Barcelona? Los expertos hacen las siguientes recomendaciones.

El doctor Miguel Ángel Checa, obstetra especialista en reproducción, reconoce que “yo no le puedo decir a la gente que deje de vivir en la ciudad. La recomendación es que hagamos todos presión para que se reduzca la contaminación en las ciudades. Hemos de cambiar nuestra manera de vivir, nuestro estilo de vida. Si seguimos contaminando tanto, ya no solo vamos a tener problemas respiratorios, vamos a tener cáncer, sino que ponemos en riesgo nuestra supervivencia, porque la tasa de fertilidad está disminuyendo”. Checa también recomienda hacer ejercicio como un eje principal para reducir los efectos de la contaminación en el cuerpo. La tasa de fertilidad es más baja en mujeres que viven cerca de avenidas o calles contaminantes, explica.

En el frente de la neumonología, el doctor Capa recomienda no hacer ejercicio  en los picos de contaminación y estar informados de las noticias  del grado de contaminación, por ejemplo a través de aplicaciones que difunden la calidad del aire. Aconseja evitar, siempre que sea posible, los lugares de mayor contaminación. No todas las mascarillas funcionan de la misma forma, pero opina que hay alguna que ayuda a filtrar mejor los gases contaminantes. Apuesta también por la educación ciudadana  para evitar acciones contaminantes.

Desde ISGlobal, la ambientóloga Carolyn Daher critica que a nivel político de ciudad “lo que Barcelona tiene que hacer es reducir el número de coches, no reemplazarlos con otro tipo de coches”. Recuerda que estamos hablando de que un 23% de las enfermedades provienen del entorno, por lo que el tema “no es una simpleza”.

Además, la OMS recomienda a los gobiernos una transición hacia un sistema enfocado en mejorar la calidad de vida de sus habitantes. También tiene recomendaciones para los ciudadanos para limpiar el aire: utilizar el transporte público, caminar o andar en bicicleta en vez de usar el coche, separar los residuos y tener una cultura de reciclaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

La mitad de colegios de Barcelona supera el límite de contaminación de la UE

Tránsito de vehículos frente a la entrada del colegio Urgell / ADRIANA DELGADO

ADRIANA DELGADO

La plataforma vecinal Eixample Respira ha denunciado que la mitad de los centros educativos de Barcelona superan los niveles de polución recomendados por la Unión Europea. Según alertó la entidad el pasado 15 de noviembre, la contaminación se situó por encima de estos niveles en el 50% de centros de la ciudad durante las dos primeras semanas de dicho mes.

El caso más alarmante sería el del distrito del Eixample, donde habrían estado por encima del límite el 100% de los centros. Durante el año 2018, lo habrían incumplido 227 de las 750 escuelas en Barcelona, es decir, un total del 30% de los centros. En el caso del Eixample, el 92% lo superaron.

Los datos se pueden consultar en una nueva herramienta publicada por esta entidad y un grupo de madres y padres de diferentes escuelas de la ciudad. La normativa europea sobre calidad del aire establece que la media anual no puede superar los 40 microgramos de dióxido de nitrógeno por metro cúbico.

Eixample Respira apela a la evidencia científica que constata que la contaminación de aire genera problemas respiratorios, cardiovasculares y cerebrales. Además, el director del programa de Salud Infantil del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), Jordi Sunyer, afirma que los niños que van a escuelas con más contaminación de tráfico tienen un desarrollo cognitivo ‘‘menor’’ y “más lento’’.

En el ranking de los colegios más afectados se encuentran, por este orden, la Escola Urgell, la Escola La Poma, la Escola Ninets, la Escola Sant Francesc d’Assís y la Escola Tic-Tac Gran Via. Todas ellas del distrito de la Esquerra de l’Eixample. Un problema que la presidenta de la asociación de vecinos y vecinas del barrio, Sylviane Dahan, asegura que se une con la falta de equipamientos y demanda de más escuelas públicas.

Desde 1996 la estación de control de calidad del Eixample detecta niveles de dióxido de nitrógeno muy superiores a lo establecido en ley (53,8 g/m3 en 2018). Por ello, Eixample Respira ha creado un mapa con todos los centros educativos de Barcelona clasificados según el nivel de contaminación que soportan.

La herramienta sirve de complemento para la elaboración de una carta dirigida a la alcaldesa Ada Colau y regidores del Ayuntamiento de Barcelona y creada en conjunto con un grupo de padres de diferentes centros. En ella exigen un cambio de dirección para un problema que ‘‘estamos sufriendo a diario’’, según explica el portavoz de Eixample Respira Guille López. Los datos, procedentes de la empresa barcelonesa Lobelia Earth, han despertado la preocupación de muchos padres.

La directora de la Escola Urgell, Pessebre Polo, afirma rotundamente que desde la administración son conscientes de la contaminación por la ubicación del distrito. Explica que ‘‘intentamos trabajar para que los niños tomen conciencia’’ y aclara que la solución ‘‘está en los políticos’’.

La reducción de tráfico alrededor de los centros, eliminación de plazas de aparcamiento —incluidas las motos— en los accesos, incremento de zonas verdes,  auditorías individualizadas en los centros y el impulso del transporte público para ir y volver de la escuela son algunas de las peticiones que han planteado los vecinos y familias a Ada Colau. El gobierno municipal ha impulsado medidas medioambientales como el programa ‘‘Escola Respira’’, que desde la plataforma califican de ‘‘poco ambicioso’’.

Sin embargo, ven con positividad proyectos como la transformación de la cárcel de la Modelo o la implantación de las supermanzanas que, según la consellera de districte del Eixample Alicia Puig (Barcelona en Comú), ‘‘desanima a la gente a que use el barrio para atravesar la ciudad con el coche’’.