Empieza la cuenta atrás

La ciudad de Barcelona contaminada con la torre Agbar, las torres Mapfre y la Sagrada Familia rompiendo el llano

MARÍA JOSÉ ELÍAS REIN y VÍCTOR RECACHA

Barcelona, junto a Madrid, es de las ciudades europeas más contaminadas. El Ayuntamiento de Barcelona ha admitido que los niveles de contaminación en la ciudad superan los límites exigidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). A diario los barceloneses —casi sin saberlo—  exponen su salud a la mala calidad del aire y el ruido, aumentando por ello sus probabilidades de contraer enfermedades cardiovasculares, respiratorias e incluso problemas en el embarazo.

La nube de polución es claramente visible en Barcelona. Resulta alarmante asistir a la transformación que sufre la ciudad de un día claro a uno contaminado, como ilustra la fotogalería que destacamos en la portada de esta edición.

La urgencia de tomar medidas para abordar la emergencia climática y la salubridad del aire que respiran los barceloneses, así como la amenaza de sanciones por parte de la Unión Europea, ha llevado al consistorio a impulsar medidas como la Zona de Bajas Emisiones.

Una medida que pende de un hilo, ya que depende enteramente del resultado del pleno municipal de mañana, en el que se votará la ordenanza que tiene que regular la ZBE. La votación depende de la posición final de Esquerra Republicana.

En último momento, ha entrado en escena la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la inmunidad del líder republicano Oriol Junqueras. Un elemento que puede sacudir el tablero político catalán y condicionar, bloquear y paralizar prácticamente cualquier negociación política a partir de ahora, incluyendo la ZBE.

Mientras tanto, el estudio de calidad del aire del Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat alertó que en el 2018 Cataluña incumplió los estándares de dióxido de Nitrógeno (NO2). Este gas puede convertirse en tóxico y es el que se emite en procesos de combustión como el tráfico y la electricidad. En una de cada dos escuelas barcelonesas se incumplieron recientemente los límites de polución del aire recomendados por la Unión Europea.

Aunque el amianto, componente que puede causar cáncer de pulmón, laringe y ovarios, se haya calificado como cancerígeno en 1978, Barcelona lo sigue conservando 30 años después. Por su parte, 800.000 toneladas de residuos son generadas cada año, según la compañía de tratamiento y sección de residuos Tersa. Sólo en Barcelona. Todos estos temas, y más, se abordan en la edición 2019 de La22.

La ciudad no da abasto. Pareciera ser sorda, incluso ciega. Entre la mala calidad del aire, sus efectos adversos en la salud y las toneladas de residuos que se generan, se podría concluir que la capital catalana está en el peor momento ambiental de su historia. El turismo masivo se encarga diariamente de dejar los restos de su paso por la ciudad en las calles. La creencia de estar contribuyendo al medio ambiente cuando la realidad es mucho más compleja y el hecho de que la mitad de los centros educativos de Barcelona superan los niveles de polución de la UE se suman y solo generan ganas de huir de la ciudad.

No es solo Barcelona, es el mundo entero. El 2019 fue un año récord en temperaturas. Récord también en las emisiones de dióxido de Carbono (CO2), principal gas del efecto invernadero. Por ello fue que la Cumbre del Clima número 25, llevada a cabo en Madrid, fue la más larga de la historia.  Y aunque los científicos advierten que si la temperatura de la tierra sube 1,5°C, las consecuencias serían desastrosas, los 200 países reunidos en la cumbre no lograron un consenso.

Según la ONU, “deben multiplicarse por cinco los esfuerzos para llegar a la meta de 1,5º”, pero con los planes que acordaron los países en la COP25 la temperatura no bajaría de 3,2º. Tampoco se pusieron de acuerdo sobre el Artículo 6 el Acuerdo de París, enfocado en regular los mercados de Carbono, por el cual los países y las empresas intercambian los derechos de emisión CO2. Los negociadores sólo consensuaron un débil llamamiento a que los países “se esfuercen más”.

Pero como dijo la joven activista sueca Greta Thunberg en la Cumbre del Clima COP25 de Madrid “hay esperanza, pero no viene de los Gobiernos y de las Empresas, viene de la sociedad y de las personas que comienzan a despertar”. Barcelona vislumbra también un haz de esperanza. Las ‘superillas’,  las zonas de bajas emisiones, los cambios en los hábitos de consumo y una mayor concienciación entre la juventud son sólo ejemplos de una sociedad que ya no aguarda respuestas del sistema. Habla por sí sola. Quiere abrir sus ojos.

Instaladas las primeras cámaras que controlarán a los coches contaminantes

AMANDA OLIVEIRA

La instalación de cámaras de control y placas de tránsito a lo largo de esta semana son una muestra de que la ciudad de Barcelona se prepara para la zona de bajas emisiones (ZBE) permanente. La normativa entrará en vigor el 1 de enero de 2020, pero las cámaras no empezarán a multar los coches infractores hasta el 1 de abril.

No obstante, la medida solo tirará adelante si es aprobada en el pleno municipal de mañana viernes. La ordenanza municipal que regulará la ZBE está en el aire, condicionada por las negociaciones del gobierno municipal con Esquerra Republicana.

La incógnita es hasta que punto estas se verán afectadas por la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que ha reafirmado la inmunidad del líder republicano Oriol Junqueras, y que condicionará el discurso de la formación en los próximos días. Algo que se podría acabar traduciendo en una parálisis política en las votaciones y negociaciones.

El plan inicial previsto por la normativa contempla un total de 70 cámaras solo en el interior de Barcelona. Ya han sido instaladas tres cámaras en cada una de los cruces de la calle Aragó con Muntaner y de Marina con Consell de Cent.

Las cámaras no empezarán a multar a los infractores hasta el 1 de abril

Aún así, la portavoz de la oficina de movilidad del consistorio, Helena Mercadal declara: “Estamos aguardando el pleno de mañana para divulgar las actividades acerca del tema después de la aprobación de la medida.”

Las cámaras van a grabar imágenes y registrar las matrículas de los vehículos para que se multen aquellos que no tienen el distintivo ambiental. La gestión de las multas quedará a cargo de la Guardia Urbana.

En la Ronda de Dalt y en la Ronda del Litoral estará permitido el tráfico sin restricciones, pero en las entradas a Barcelona ya se han instalado placas de tránsito señalando el territorio de la ZBE. De todos modos, como se está a la espera la aprobación y entrada en vigor de la normativa, las placas aún están cubiertas por una banda blanca.

El servicio está siendo gestionado por el Ayuntamiento de Barcelona en conjunto con el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), que aguardan el resultado del pleno para finalizar los preparativos.

El Parque Fluvial del Besòs reabre tras la “catástrofe ecológica”

La Diputació de Barcelona ha reabierto este miércoles el Parque Fluvial del Besòs. El espacio ha estado cerrado una semana por el incendio en una planta de disolventes en Montornès del Vallès que obligó a desplazar a al menos 22 dotaciones de los bomberos y que provocó la llegada de vertidos tóxicos al río.

La Agència Catalana de l’Aigua (ACA) decidió prohibir el acceso de manera preventiva el pasado jueves, pero el parque ha podido abrir hoy por segundo día consecutivo tras certificar el mismo organismo que la calidad del agua ha mejorado. La causa sería la evaporación de parte de los agentes contaminantes a lo largo de la semana.

El Besos a su paso por delante de los nuevos pisos del barrio de La Catalana. / LANDON ODLE

El eje verde, que rodea el Besòs en su tramo final hasta la desembocadura, recorre Barcelona, Sant Adrià, Santa Coloma y Montcada, y supuso una gran inversión en tiempo y dinero por parte de diferentes administraciones para recuperar la biodiversidad del río. No está claro hasta qué punto la vida natural ha sido afectada y cuánto tardará en volverse a recuperar.

El director de gestión de la ACA, Diego Moxó, reconoció la semana pasada en TV3 que “el impacto sobre los peces en el rio Besòs es muy alto, no sabemos si total”. “El agua para apagar el fuego fue a parar al alcantarillado pero también al Besós. Recomendamos que la gente se abstenga de usar el agua del río,” advirtió.

La Fiscalía de Barcelona está investigando posibles infracciones en el vertido de sustancias nocivas en los caudales fluviales durante el incendio. El fiscal de delitos contra el medio ambiente abrió diligencias la semana pasada por la contaminación ambiental generada en el accidente.

La decisión fue conocida un día después de que las entidades ambientalistas Ecologistas en Acción y Mollet pel Futur exigieran que la Fiscalía de Medio Ambiente actuara de oficio “para determinar las responsabilidades y sanciones pertinentes por el delito sobre el medio ambiente y la salud de las personas“.

En su comunicado, las organizaciones verdes cargaron también contra las administraciones: “no tomaron las medidas suficientes”, pese a que “tres empresas de Montornès habían sido expedientadas” en octubre, aseguraron.

La planta afectada es el Centro Derpin, del Grupo Ditecsa, que la describe en su página web como una “planta de tratamiento y valorización de residuos industriales peligrosos“.

Otras plataformas por la conservación del medio como Badalona Mar también se han pronunciado reclamando que “se sancionen los culpables de este desastre ecológico”.

En su segundo día de apertura, y una semana después de la emergencia, la fauna de la desembocadura del Besòs parece haber recuperado su vida normal, al menos en parte. Patos, conejos, gaviotas y pájaros de todo tipo campan el Parque Fluvial, y algunos de los visitantes aseguran haber visto peces vivos volviendo a nadar por el río.

“Hemos visto algunos peces grandes desde el puente. Bastante sanos. Estábamos mirando las cavallas y algunos pájaros”, asegura Eddie Aitken, un vecino de Montgat originario de Escocia que ha ido esta mañana al río cámara en mano con su pareja Shiran, de Croacia.

Ambos frecuentan el espacio natural “una vez cada unas cuantas semanas” para ver y fotografiar la fauna que habita el lugar. Hay “una profunda concentración de pájaros aquí en el estuario y río arriba, así que es un buen sitio para ir cerca de nuestra casa”, relata Aitken. [Hay] aves migratorias y todo tipo de cosas”.

Episodio de alta contaminación en Catalunya por el polvo africano

DANIELA TUDELA

El Govern ha declarado este miércoles un episodio de alta contaminación en Catalunya. La causa ha sido la intrusión de polvo africano desde el pasado martes.

El Ayuntamiento de Barcelona ha activado el protocolo de actuación por altos niveles de contaminación por partículas PM10 en suspensión en el aire. El protocolo no determina la restricción de vehículos, pero sí recomienda movilizarse a pie o en bicicleta, utilizar el transporte público y reducir el transporte privado.

El valor diario de niveles de partículas PM10 es de 50 g/m3. Pero la Generalitat ha informado que el martes 17 de diciembre los niveles de partículas PM10 han sido superiores a los 80 g/m3 . Asimismo, se ha dado a conocer que en los próximos días los niveles de partículas se mantendrán elevados, por lo que se han activado medidas destinadas a facilitar la reducción de contaminantes del aire. 

A través de una nota de prensa, la Generalitat ha dado a conocer una serie de recomendaciones para la población: moderar la actividad física al aire libre, en especial en caso de enfermedades respiratorias o cardiovasculares; desplazarse por calles poco concurridas; ir a pie, en bicicleta o en transporte público; realizar conducción eficiente —sin acelerones y frenazos bruscos, con arranques suaves, velocidad reducida y usando el freno motor—; y utilizar vehículos de bajas emisiones

¿Qué es un episodio de contaminación? 

Un episiodio ambiental de alta contaminación es aquella situación medioambiental que ocurrre cuando incrementa la concentración de algún contaminante del aire, hasta el punto que se superan los valores límite determinados por ley.

La concentración de los contaminantes en el aire pueden ser generadas por situaciones meteorológicas desfavorables —ausencia de lluvias abundantes o presencia de anticiclones— para la dispersión y ventilación de los mismos. 

Los episodios de contaminación ambiental ocurren de forma excepcional. Cuando suceden se requiere la implementación de ciertas medidas para reducir de los contaminantes en el aire.

La declaración de un episodio por alta contaminación atmosférica es competencia de la Generalitat y existen tres posibles escenarios.

El primero, un aviso preventivo, que ocurre por la concentración en la atmósfera de dióxido de Nitrógeno (NO2) o de partículas de suspensión (PM10). Se trata de la fase previa a la declaración de un episodio. Su objetivo es informar y recomendar a la población preventivamente. 

El segundo, la declaración de episodio ambiental por alta contaminación con restricciones de tráfico, que ocurre por alta concentración de NO2 en la atmósfera. Las restricciones de tráfico se pueden aplicar en la zona de bajas emisiones (ZBE) de Barcelona.

El tercero, la declaración de episodio ambiental por alta contaminación sin restricciones de tráfico, que ocurre por alta concentración de partículas de suspensión (PM10) en la atmósfera. Este último ha sido es escenario del miércoles 18 de diciembre. 

Cualquiera de los tres escenarios implica la activación de un protocolo de contaminación por parte del Ayuntamiento de Barcelona. El protocolo tiene la finalidad de minimizar los daños a las personas, los bienes, el entorno y las actividades de la ciudad. Este contiene medidas destinadas a la reducción de los principales emisores de gases y polvo.

Las medidas

Mientras dure el episodio de alta contaminación, se deberán suspender todas aquellas actividades que generen polvo. Las empresas cementeras deberán reducir sus emisiones. Se restringirán las operaciones destinadas al asfalto de las calles y se deberá regular la climatización en comercios y servicios municipales.

Además, los municipios deben tomar las medidas necesarias para informar a la población sobre la situación y restringir las actuaciones que generen partículas. Igualmente, el riego de agua freática tiene que aumentarse en las calles principales de Barcelona. Por su parte, el Servei Català de Trànsit deberá también gestionar la velocidad de las vías rápidas

Otros episodios de contaminación

De acuerdo al Departament de Territori y Sostenibilitat, la frecuencia prevista para la declaración de episodios ambientales es baja: Se prevén entre cero a cinco días al año. En 2018 solo se declaró un episodio de contaminación, pero se realizaron tres avisos preventivos. Sin embargo, en lo que va del año ya se han declarado 3 episodios de contaminación alta

Los Búnkers: vistas a BCN y a la contaminación

Barcelona con el mar al fondo y el cielo nebuloso desde la atalaya del parque del MUHBA. LANDON ODLE

 

LANDON ODLE

A 262 metros por encima del nivel del mar, los Búnkers del Carmel son conocidos por sus vistas impresionantes de la ciudad. El aislamiento y baja densidad poblacional da a la zona uno de los aires más puros de Barcelona. Pero algunos días el anillo de contaminación visible en el cielo puede ser un lúgubre recordatorio del problema de polución en la capital catalana.

Su reciente transformación en destino turístico ha traído, además, complicaciones como proliferación de basura en el parque, así como ruido causado por las fiestas y botellones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El nombre real del parque es Museu d’Història de Barcelona (MUHBA) Turó de la Rovira, aunque entre los vecinos se le conoce de manera más simple como los Búnkers

Ubicado a unos 500 metros del más famoso Parc Güell, los Búnkers constituye una especie de anti-Güell: el parque mismo es poco más que una ruina en un lugar favorable, y en vez de adornos modernistas y arcos catenarios se ve varilla expuesta, charcos pequeños de agua estancada, y paredes de hormigón llenas de grafitis. 

En realidad su estado actual es fruto de una “reforma” cuidadosamente realizada en 2011 por los arquitectos Imma Jansana y Jordi Romero, por el cual se vieron galardonados el Premio Europeo del Espacio Público Urbano.

Una batería antiaérea

Originalmente construido como una batería antiaérea en la Guerra Civil española, se llenó en los años de posguerra con barracas, las últimas de las cuales fueron eliminadas a finales de los años 80. Hoy, siguen existiendo en las cercanías una veintena de casas pequeñas, cuyos residentes mantienen una relación tensa con los cientos de turistas que vienen cada día.

El Ajuntament de Barcelona define el sitio como “singular y polifacético”, y blogs turísticos como staybarcelonaapartments.com anuncian que “hoy en día es casi obligatorio ir con tus colegas y unas cervezas, poner un poco de música y hacer un picnic en los Búnkers.” En el éxito de taquilla Tengo Ganas de Ti, el protagonista sorprende a su interés romántico al llevarla a la cumbre al atardecer, acto que ella considera tan romántico que le hace el amor al cabo de dos minutos de llegar.

 

Esto, afortunadamente, es poco común; la mayoría vienen simplemente para leer un libro, pasear al perro, o pasar una tarde relajante en un sitio que seguramente provocará envidia a sus seguidores de Instagram. Pero cuando se pone el sol y no quedan selfies por hacer, los visitantes descubren que sus planes han cambiado: Barcelona es un club y están en la azotea VIP. La entrada es gratis, las bebidas baratas. ¿Por qué salir?

Para los vecinos, la nueva fama del parque ha traído los problemas de basura y contaminación acústica

Muchos visitantes no salen hasta muy tarde, y tienen que pasar directamente por las casas al bajar al aparcamiento o transporte público, a menudo con poca consideración por los vecinos. Para ellos, la nueva fama del parque ha traído los problemas de basura y contaminación artística.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cita el trastorno del sueño, tinnitus, e incluso deterioro cognitivo entre los problemas vinculados con exposición prolongada a contaminación acústica. Y la basura generada por los numerosos visitantes es algo difícil con lo que lidiar y gestionar para los vecinos.

Francisco, un vecino de 72 años y residente de la zona de toda la vida, lamenta que “este sitio se ha convertido en el botellón de Barcelona.” 

Aunque hay vigilantes, su única capacidad es “informar” a los infractores que sus acciones son ilegales, una tarea de Sísifo que en absoluto disminuye ni la venta ni el consumo de alcohol.

Elvira, una vecina octogenaria, deplora los tejemanejes que tienen lugar en la cumbre, y a la vez asegura que no sabe exactamente cuáles son, porque una mujer decente como ella jamás se acercaría a tal sitio después de oscurecer.

Hay algo universal e intemporal al contemplar una gran metrópolis desde un mirador privilegiado, y es innegable que los Búnkers ofrecen una magia única al visitante que sube el largo camino hasta la cima. En una Barcelona alternativa es la ubicación de un hotel de cinco estrellas, pero en esta realidad es una ex-instalación militar dilapidada convertida en sitio de fiesta, con vistas asombrosas de la ciudad —pero también de su contaminación y un escenario lleno de basura que supone un verdadero problema de convivencia entre vecinos y visitantes que no se resolverá sin actuación municipal.

Panorámica de Barcelona desde el Carmel. L.O.

 

Todo lo que necesita saber sobre la Zona de Bajas Emisiones

Tránsito de coches en la Ronda del Litoral / LANDON ODLE

AMANDA OLIVEIRA

El 1 de enero de 2020 entrará en vigor, de ser aprobada por el pleno de Barcelona, la normativa de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE), que restringirá el uso de vehículos contaminantes en la urbe. La norma del Ayuntamiento de Barcelona impactará aproximadamente 50.000 vehículos, un 20% del total. El objetivo es mejorar la calidad del aire y reducir la contaminación atmosférica en la metrópoli europea con mayor densidad de vehículos por kilómetro cuadrado.

La ZBE cuenta con un área de 95 km² que engloba el municipio de Barcelona, excepto Zona Franca industrial y los barrios de Vallvidrera, el Tibidabo y Les Planes, en conjunto con los municipios de Sant Adrià de Bèsos, L’Hospitalet de Llobregat y parte de los municipios de Esplugues de Llobregat y Cornellà de Llobregat.  

Mapa de Barcelona que limita las zonas donde será vigente la Zona de Bajas Emisiones / ELABORACIÓN PROPIA

¿Qué pasa a partir de 1 de enero de 2020?

Los vehículos contaminantes no podrán circula en la ZBE en días laborables, de lunes a viernes de las 7 a las 20 horas.

¿Cómo puedo saber si un vehículo es contaminante?

En la página web de la ZBE se puede consultar a partir del número de matrícula del vehículo o consultar la clasificación de distintivos ambientales de la Dirección General de Tráfico (DGT) para verificar si encaja en los tipos permitidos.

¿No podré usar un coche sin distintivo?

Los vehículos contaminantes, sin un distintivo ambiental de la DGT, podrán circular un máximo de 10 días al año, mediante registro y autorización previa. Además, se podrá circular sin límite fuera del horario de restricciones. También habrá excepciones y moratorias.

¿Cómo se controlará el tráfico?

El control será automático a través de más de 70 cámaras posicionadas en los límites de la zona y dentro del territorio delimitado.

¿Cuál será la penalización por incumplimiento de la normativa?

Las sanciones de multas solo se harán efectivas a partir del 1 de abril y las multas variarán entre 100 euros, las más leves, y 500 euros, las más graves.

Expectativas de la Zona de Bajas Emisiones / ELABORACIÓN PROPIA

¿Cuáles serán las alternativas de transporte?

El transporte público y transportes activos como las bicicletas. Para el transporte público los incentivos son varios:

Reducción del 25% en los precios de la tarjeta T-Jove y T-Mes, ahora T-Usual.

La T-Aire, una tarjeta válida para dos viajes en días con episodio de contaminación ambiental a un precio más accesible.

La T-Verda, una tarjeta gratuita válida durante tres años, dedicada a las personas que desguacen un vehículo contaminante y no compren uno nuevo.   

¿Cuáles serán las excepciones de vehículos contaminantes que podrán circular en la ZBE?

Vehículos adaptados para personas con discapacidad y movilidad reducida, vehículos de servicios de emergencias –policía, bomberos, ambulancias–, vehículos de servicios esenciales –médicos, funerarios–.